Toma asiento, ponte el babero, coge el cuchillo y el tenedor
y... ¡disfruta de la tradición!

Reserva una
mesa

Entrantes

  • Categorias
    Aperitivos
  • Menu
    Sabado

Costillas en aceite

Cuando en las familias se hacía la matanza una de las partes que se conservaba en aceite era el costillar del cerdo, que garantizaba un suministro de carne para los meses más fríos del año.

¿Cómo se preparan?

El costillar fresco se trocea en el tamaño deseado. Las costillas se pasan durante un minuto por la sartén para dejarlas selladas, se dejan enfriar y se introducen en un recipiente de barro. Cuando el recipiente está lleno se cubren de aceite.

Para servirlas, sacamos las costillas del aceite y las freímos de nuevo hasta dejarlas bien hechas.

¡Riquísimas!