Toma asiento, ponte el babero, coge el cuchillo y el tenedor
y... ¡disfruta de la tradición!

Reserva una
mesa

Pregón XIII Jornadas, año 1987. Camilo José Cela

Solaz de todos los hombres y las mujeres todas, de esa campiña

Vecinos y amigos de Burgo de Osma.

Entiendo como un buen síntoma para el saludable diagnóstico de todos ustedes y de su acogedor y liberal talante y recto sentido de la vida y sus vaivenes, el que hayan llamado a un gallego para que les pregone el día en el que festejan la matanza que celebran los sábados y los domingos desde mediados de febrero a finales de marzo.

Camilo José Cela, pronunciando su pregón

Creo que tengo un título especial para hablar1es a ustedes, ya que quizá sea entre los españoles no nacidos por este confín, quien más ha proclamado en voz alta sus excelencias y aún sus vicisitudes.

Sí. Os agradezco que me hayáis llamado porque así, en vuestra tierra y bajo vuestro cielo quisiera entonar la apología de los festejos populares en los que se solaza el pueblo tras haber trabajado de duro durante un año entero y verdadero. Son días de gozo y, como decía el maestro Gonzalo Correas, catedrático de griego y hebreo en la Universidad de Salamanca a comienzos del siglo XVII, ¡pelillos a la mar, para nunca destrocar!

Es rara la costumbre que ya todos admitimos de alegramos a fecha fija y cuando suenan la dulzaina y el tamboril, tañen las campanas y restallan con jolgoriosa alegría los cohetes. Quizá sea saludable que esto suceda así para el mejor ritmo de nuestro espíritu y más limpio aplomo de nuestra voluntad.

El motivo de estas jolgoriosas y nutritivas jornadas es la resurrección de la Fiesta de la Matanza, ya casi en el olvido por el abandono y la emigración de nuestros pueblos y hoy recuperadas con estas fiestas que tienen ya una duración de veinte días para solaz de todos los hombres y las mujeres todas de esa campiña, forasteros, cronistas y turistas, extranjeros y transeúntes, vagabundos, hippies y contribuyentes. A todos: salud y paz

Sí. Os agradezco que me hayáis llamado porque así, en vuestra tierra y bajo vuestro cielo quisiera entonar la apología de los festejos populares en los que se solaza el pueblo tras haber trabajado de duro durante un año entero y verdadero. Son días de gozo y, como decía el maestro Gonzalo Correas, catedrático de griego y hebreo en la Universidad de Salamanca a comienzos del siglo XVII, ¡pelillos a la mar, para nunca destrocar!


Camilo José Cela

El Blog de las Matanzas

Nuestras noticias, recién salidas del fogón:

¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades de las Jornadas de la Matanza? ¡Sigue nuestro blog!

¡Quiero leer más!
Más que un vermú: un vermú matancero
Volvemos a la carga con el mejor plan imaginable para un domingo en El Burgo de Osma: nuestro vermú matancero, que así, como quién no quiere la cosa ya tiene dos añitos, y cada vez más adeptos que han tomado la decisión de disfrutar del mediodía …
Máxim Huerta: "Venir a las Jornadas de la Matanza es celebrar la vida"
Maxim Huerta charló con los medios de Soria minutos antes de pregonar las 43 Jornadas de la Matanza del Virrey Palafox.

El periodista y escritor Máxim Huerta ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a las 43 Jornadas de la Matanza. Por eso, justo antes del suculento preg& …