Toma asiento, ponte el babero, coge el cuchillo y el tenedor
y... ¡disfruta de la tradición!

Reserva una
mesa

Pregón XIII Jornadas, año 1987. Camilo José Cela

Solaz de todos los hombres y las mujeres todas, de esa campiña

Vecinos y amigos de Burgo de Osma.

Entiendo como un buen síntoma para el saludable diagnóstico de todos ustedes y de su acogedor y liberal talante y recto sentido de la vida y sus vaivenes, el que hayan llamado a un gallego para que les pregone el día en el que festejan la matanza que celebran los sábados y los domingos desde mediados de febrero a finales de marzo.

Camilo José Cela, pronunciando su pregón

Creo que tengo un título especial para hablar1es a ustedes, ya que quizá sea entre los españoles no nacidos por este confín, quien más ha proclamado en voz alta sus excelencias y aún sus vicisitudes.

Sí. Os agradezco que me hayáis llamado porque así, en vuestra tierra y bajo vuestro cielo quisiera entonar la apología de los festejos populares en los que se solaza el pueblo tras haber trabajado de duro durante un año entero y verdadero. Son días de gozo y, como decía el maestro Gonzalo Correas, catedrático de griego y hebreo en la Universidad de Salamanca a comienzos del siglo XVII, ¡pelillos a la mar, para nunca destrocar!

Es rara la costumbre que ya todos admitimos de alegramos a fecha fija y cuando suenan la dulzaina y el tamboril, tañen las campanas y restallan con jolgoriosa alegría los cohetes. Quizá sea saludable que esto suceda así para el mejor ritmo de nuestro espíritu y más limpio aplomo de nuestra voluntad.

El motivo de estas jolgoriosas y nutritivas jornadas es la resurrección de la Fiesta de la Matanza, ya casi en el olvido por el abandono y la emigración de nuestros pueblos y hoy recuperadas con estas fiestas que tienen ya una duración de veinte días para solaz de todos los hombres y las mujeres todas de esa campiña, forasteros, cronistas y turistas, extranjeros y transeúntes, vagabundos, hippies y contribuyentes. A todos: salud y paz

Sí. Os agradezco que me hayáis llamado porque así, en vuestra tierra y bajo vuestro cielo quisiera entonar la apología de los festejos populares en los que se solaza el pueblo tras haber trabajado de duro durante un año entero y verdadero. Son días de gozo y, como decía el maestro Gonzalo Correas, catedrático de griego y hebreo en la Universidad de Salamanca a comienzos del siglo XVII, ¡pelillos a la mar, para nunca destrocar!


Camilo José Cela

El Blog de las Matanzas

Nuestras noticias, recién salidas del fogón:

¿Quieres estar al tanto de las últimas novedades de las Jornadas de la Matanza? ¡Sigue nuestro blog!

¡Quiero leer más!
Diez cosas que puedes hacer en El Burgo de Osma a partir de marzo
Llega Marzo, y con él, el buen tiempo. El sol cobra protagonismo, y las lluvias y el frío amainan. Pero las Jornadas de la Matanza continúan, por eso no queremos desaprovechar la oportunidad de darte diez razones definitivas para disfrutar de la #CerdoExperiencia si aún …